Viernes 19 de Septiembre de 2014 / / San Luis Potosí
Siguenos
Robo de infantes por parte de los padres, una realidad cotidiana

Es lamentable que se registre el robo de menores por parte de sus propios padres y que éstos a su vez les impidan ver a alguno de ellos, advirtió Martha Orta Rodríguez, titular del Cavid.
Paulina BárcenasPlano Informativo | 03/09/2011 |

Es lamentable que se registre el robo de menores por parte de sus propios padres y que éstos a su vez les impidan ver a alguno de ellos, advirtió Martha Orta Rodríguez, titular del Centro de Atención a Víctimas del Delito (Cavid), quien señaló que esto les provoca severos daños emocionales que les impiden un crecimiento pleno.

En tanto,  Marianela Villanueva Ponce, directora del DIF Municipal, advirtió que  muchos de los casos de robos de niños por parte de alguno de sus padres cuentan con el incondicional apoyo de la familia de quien lo sustrajo,  pues  abuelos y tíos –entre otros- juegan un papel fundamental y esta red de complicidad puede derivar en una separación de hasta años entre hijos y padres.

Indicó que el hecho de que una pareja se separe nunca debe dar pie a una lucha de poderes entre los cónyuges, y mucho menos se debe permitir que el niño sea utilizado.

Las titulares del Cavid  y  del DIF municipal reconocieron que a esas instancias son muchos los casos de este tipo que se presentan, los cuales son turnados a la autoridad correspondiente, es decir, la Procuraduría de Justicia.

La titular del titular del Centro de Atención a Víctimas del Delito consideró, que sin necesidad de que se llegue al robo o sustracción del infante, hay un síndrome conocido como “alienación parental”, el cual consiste en inducir la preferencia de un menor hacía la propia madre o padre y de alejarlo o ponerlo en contra de la otra parte.

“Estos casos por los regular nos llegan disfrazados de violencia, ya que hacemos una investigación nos damos cuenta de qué  está sucediendo. Muchas veces alguno de los padres cae en chantajes o quejas con los hijos sobre el comportamiento de su pareja, ésto a los niños les provoca ir tomando partido en el pleito de la pareja y finalmente termina por alejarlo de alguna de las partes”, dijo.

De igual manera, señaló que es injusto que los menores pasen a ser víctimas de la separación de sus padres ya que este síndrome se considera como violencia emocional e impide el óptimo desarrollo del infante, quien tendrá traumas, rencores o sentimientos de culpa que no le corresponden.

“Independientemente de que la pareja este mal, debe mediar las cosas y apoyar a su hijo a enfrentar este proceso, el niño jamás tiene por qué tomar parte en la separación”, explicó.

Orta Rodríguez expresó que uno de los casos más extremos de este síndrome puede ser la sustracción del niño por parte de alguno de sus padres, quien en muchas ocasiones le impide ver a su otra figura paterna y además le engaña respecto al motivo por el cual no son una “familia normal”, además en muchos casos se tiende a poner al niño en contra de la figura de la cual fue separado.

Los estragos emocionales son el precio más alto de esta lucha de poderes, cuando el amor se va y el hijo se convierte el mejor instrumento para causar daño a la ex pareja.

Respecto al cambio de nombre, como el caso del infante que Plano Informativo dio a conocer en días pasados – del niño Ricardo Pérez  a quien su propia madre ha cambiado de nombre para que no lo encuentre su padre-, comentó que  los niños enfrentan serios problemas de identidad.

Por su parte,  Marianela Villanueva Ponce, indicó que  en el DIF municipal se dan una serie de recomendaciones para evitar el robo de niños, ya sea por sus propios padres o por terceras personas que sólo buscan dañarlos.

“Un niño jamás debe ser separado de alguno de sus padres. Cuando una de las dos figuras es violenta o le está causando algún daño se entiende, pero deben ser situaciones que la Ley tiene que establecer, es entendible que se quiera proteger a los hijos pero es reprobable que lo hagan solo por una venganza” dijo.

 

De igual manera señaló que el sistema DIF tiene que dar voz a ambas partes  una vez que un caso de este tipo es denunciado “nosotros tenemos que llevar nuestras investigaciones hasta el fondo y establecer cual es a realidad y en base a eso dictaminar que es lo mejor que para el niño”,  dijo.

-PUBLICIDAD-