Martes 21 de Octubre de 2014 / / San Luis Potosí
Siguenos
Sobrevivientes relatan tiroteo en Washington

Al menos 13 personas murieron, en el tiroteo ocurrido en las instalaciones de la Marina en Washington, entre ellas el presunto autor de los disparos.
Agencia | 17/09/2013 | 08:39

Un comandante de la Marina de EU relató cómo se salvó tras ver a un compañero de trabajo, quien se encontraba a un metro de distancia, recibir un tiro en la cabeza, durante el ataque cometido en una base de Washington que dejó al menos 13 muertos, incluido el responsable.

El oficial de la Marina Tim Jirus dijo que los trabajadores salían apresuradamente de los edificios cuando se enteraron de la presencia de un tirador en las instalaciones.

Jirus describió que evacuó a los empleados de su departamento después de oír lo que sonaban como "disparos amortiguados" en otra área de la base.

"Sonaba como una pistola de juguete que se apagaba.

De pequeño calibre, en todo caso. Después de un minuto o dos después de eso, alguien corría por el pasillo diciendo 'Hey, todo el mundo, fuera del edificio," declaró Jirus.

"Quería sacar a todos del edificio. Nos salimos de allí".

Mientras intentaba entender lo que estaba pasando, un hombre del departamento de mantenimiento de la base llegó a su lado para hablarle.

"Se acercó y me dijo que escuchó que había un tirador en nuestro edificio. Estábamos parados aquí, quizás a casi un metro de distancia teniendo esa conversación. Escuché dos disparos más y él cayó tendido. Fue entonces que comencé a correr", dijo.

"Estoy bastante seguro de que murió porque fue alcanzado en la cabeza por un disparo....Es traumático. No me siento con suerte porque él haya sido baleado en vez de mí, pero sí me siento afortunado de estar ahora aquí".

Otro testigo dijo a la cadena NBC News cómo vio al individuo disparar silenciosamente en su contra, pero falló.

"Fuimos afortunados porque estuviera lo suficientemente lejos de nosotros y que fuera un mal tiro", sostuvo Terry Durham.

Durham, empleada civil, dijo que estaba evacuando el tercer piso de su complejo de oficinas cuando vio al tirador parado, a unos 36.5 metros de la parte opuesta de un corredor.

"Era un hombre alto, que parecía tener la piel oscura y que estaba con una especie de uniforme y un rifle", sostuvo Durham.

"Se dirigió a nosotros y nos disparó, pero falló, gracias a Dios".

Uno de los compañeros de trabajo de Durham, Todd Brundivge, dijo que el pistolero había actuado con una serenidad escalofriante.

"No hubo palabras. Él levantó el arma y comenzó a disparar", afirmó.

"No dijo absolutamente nada".

Aaron Alexis, de 34 años, fue identificado como el responsable del tiroteo. El afroamericano fue abatido a tiros por la Policía.

El tiroteo puso a la capital estadounidense en máximo alerta, con el inmediato cerco de seguridad en torno a la base naval.

Residentes del barrio de la base fueron obligados a quedarse en sus casas mientras las autoridades montaban puntos de control en varias intersecciones de calles, bajo el sonido continuo de helicópteros en pleno vuelo. Varias escuelas fueron obligadas a cerrar puertas, al tiempo que el Senado suspendía sesiones por el incidente.


-PUBLICIDAD-