Viernes 25 de Julio de 2014 / / San Luis Potosí
Siguenos
Mujeres comandarán el alcoholímetro en Guadalajara

Guadalajara tendrá alcoholímetro y su CURVA para quienes manejen ebrios El operativo que es el más severo del país y funcionará todos los días, contempla multas de 7,000 a 12,000 pesos hasta detención en la CURVA
Agencia | 09/11/2013 | 10:10
Antes de tomarse un caballito o una margarita, los habitantes de la capital de Jalisco, que produce 176 millones de litros de tequila al año, tendrán que pensarlo dos veces, ya que el 15 de noviembre entra en vigor un programa para evitar el consumo de alcohol en conductores.

El operativo de alcoholimetría de Guadalajara será además el único operado por agentes viales mujeres oficiales, quienes serán las encargadas de tratar con los conductores en las noches en las principales vialidades de la capital

Las autoridades buscan prevenir accidentes automovilísticos y reducir el número de muertes, que el año pasado alcanzó las 554, de las cuales el 20%  estaba relacionado con el consumo de alcohol, según el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

“Se decidió que las agentes viales fueran mujeres porque se trata de un programa preventivo, está comprobado que el acercamiento que la mujer tiene, la persona (el conductor, en este caso) lo siente mucho menos agresivo que si se tratara de un varón”, dijo a CNNMéxico, la directora de Seguridad Vial de la Secretaría de Movilidad de Jalisco, Ana Laura Chávez.

Entre los requisitos que las policías viales debieron cumplir están: edad de 18 a 35 años, estatura mínima de 1.60 metros, estudios mínimos de preparatoria, sin tatuajes y pasar exámenes como el resto de los policías, entre otros el de confianza, buena salud y condición física y mental, entre otros.

Chávez asegura que éste será el operativo más severo del país. Al describir el perfil de las oficiales, dijo que más del 50% de las jóvenes elegidas tienen licenciatura, la mayoría de ellas en Derecho y algunas otras, cuyo número no precisó, tienen maestrías o fueron antes certificadas como peritos por el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

“Hay hombres que son muy ‘coquetos’, como autoridad no debemos ceder ante eso, no caer en ese juego, tenemos que mostrar autoridad, sin llegar a la violencia, tienes que usar la psicología y también nos hemos preparado en ese sentido, para decirle de una manera sutil que no es adecuado conducir ebrio”, comenta Daniela Gutiérrez, originaria de Lagos de Moreno, la región alteña del estado.

Daniela tiene 21 años y unos ojos grandes y claros. Estudia la licenciatura en Derecho. Su padre apoyó el uso del alcoholímetro en su ciudad natal y ella creció en un ambiente donde la prevención de accidentes era valorado en su casa.

“Mi propuesta es que el ciudadano no sienta este programa como algo agresivo, no se trata de asustar al ciudadano, sino de ubicarlo, de orientarlo, no está prohibido que beban, pero si lo hacen que lo hagan con precaución –no conducir- para no perjudicar a nadie”, dice a CNNMéxico.

Katia Gaxiola, de 27 años y originaria de Baja California Sur, se enteró por internet de la convocatoria y actualmente forma parte de las primeras 100 agentes viales elegidas de entre 1,000 aspirantes. Considera que hay ciudadanos asustados por la entrada en vigor del operativo porque hasta ahora no se había realizado con seriedad.

“Hasta ahorita no había un operativo en serio, con fuerza, con autoridad, aquí no nos vamos a frenar si se trata de un político o un artistas, vamos por parejo”, afirma la abogada de complexión delgada y grandes ojos verdes.

Gaxiola responde que tendrá que actuar con “fuerza, equilibrio, respeto y autoridad” al abordar a personas alcoholizadas.

Sandra López, otra joven abogada de 25 años y estatura por arriba del metro con 60 centímetros, relata a CNNMéxico que decidió buscar una plaza como agente vial especializado en alcoholimetría motivada por la idea de salvar vidas.

“Es muy triste que gente inocente muera por culpa de alguien que venía alcoholizado”, dice la joven originaria de Guadalajara, quien antes de incorporarse a este equipo trabajó como actuaria en Agencias del Ministerio Público.

Las tres futuras agentes son jóvenes, profesionistas y cuidan su aspecto físico. Además de lucir maquilladas, reciben entrenamiento físico como cualquier otro agente vial o de seguridad para mantenerse en un peso óptimo y fuerza en caso de que tengan que someter físicamente a alguien.

Un operativo de sanciones “severas”

Mientras en ciudades como el Distrito Federal –que este año cumplió 10 años de poner en marcha el operativo-, el mínimo de alcohol permitido en la sangre del conductor es de 0.40 miligramos, en Guadalajara se reduce a 0.25 miligramos.

Las multas, según la funcionaria, también son las más altas del país, ya que cuando un conductor  registre de entre 0.25 a 0.40 grados de alcohol, podrá irse a su casa, pero deberá pagar una multa de entre 150 a 200 días de salario mínimo, esto es, entre 7,714 y 12,952 pesos.

Cuando el conductor registre de 0.40 a más grados de alcohol en la sangre, será arrestado y dependiendo del juez calificador podrá pasar entre 12 y 36 horas en el centro de retención, mientras la unidad y sus pertenencias quedarán bajo el resguardo de la autoridad.

“Es el programa más duro de todo el país, estamos en un proceso, no como tal, pero cercano al de cero tolerancia, estamos muy decididos a que la gente no conduzca en estado de ebriedad”, expresó Chávez.

Los conductores que queden bajo arresto serán trasladados al Centro Urbano de Retención Vial por Alcoholimetría (CURVA), recién habilitado este año y ubicado en la zona del mismo nombre, donde además se encuentran instalaciones de la policía y servicios médicos municipales de Zapopan.

En total habrá 10 módulos ambulantes que se instalarán de manera aleatoria de lunes a domingo, principalmente por la tarde-noche.

Mediante un “embudo” hecho con conos y señales en calles y avenidas elegidas aleatoriamente,  la policía vial ordenará reducir la velocidad a los conductores y en un primer acercamiento detectará mediante el olfato o la vista si una persona ha bebido.

Después llevará a cabo “la toma” con el alcoholímetro y si el conductor arroja (no ha bebido) podrá salir del embudo y seguir su camino, si arroja positivo será llevado con un perito que determinará la cantidad exacta de alcohol y la sanción a aplicar: una multa o el arresto.

En los módulos habrá además personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y se impedirá a los medios de comunicación tomar los rostros o hacer entrevistas con gente alcoholizada “para proteger” su identidad, agregó Chávez.

El presidente del Consejo Regulador del Tequila (CRT), Ramón González, dijo a CNNMéxico que respaldan el operativo de alcoholimetría, ya que los empresarios del ramo están a favor y han promovido (como en 2007) una campaña de consumo responsable de alcohol.

“Esta política pública permitirá disminuir y frenar los factores de riesgo que provocan lesiones, discapacidad y muerte causados por accidentes de tránsito, en el CRT estamos a favor de la salud y la vida de los jaliscienses”, agregó.

En Guadalajara seguirá habiendo caballitos, palomas y margaritas, menos para el conductor.
 
-PUBLICIDAD-