Miércoles 23 de Julio de 2014 / / San Luis Potosí
Siguenos
Adela Micha entrevista a Lisette Farah

Después del salir del arraigo, Lisette Farah dijo este lunes en entrevista con Adela Micha que no asesinó a Paulette, y que fue su marido, Mauricio Gebara, quien la culpó de la muerte de su hija de cuatro años mucho antes de que la Procuraduría de Justicia del estado de México la pasara de víctima a indiciada.
El Universal | 06/04/2010 |

Después del salir del arraigo, Lisette Farah dijo este lunes en entrevista con Adela Micha que no asesinó  a Paulette, y que fue su marido, Mauricio Gebara, quien la culpó de la muerte de su hija de cuatro años mucho antes de que la Procuraduría de Justicia del estado de México la pasara de víctima a indiciada.

Farah explicó que nunca supo que Paulette —a quien llama “angelito”— estaba sin vida entre la base y el colchón de la cama de su habitación, a pesar de que allí había dormido una de sus amigas con su esposo.

“No me explico cómo es que la encontraron allí”, aseguró.

Dijo que la noche del 21 de marzo preparó a sus hijas para acostarlas, llevando primero a Paulette a la cama. Al otro día, al no encontrarla, “lo primero que pensé es que se había ido con su padre a hacer ejercicio —aunque no acostumbraban hacerlo— pues él tampoco estaba a mi lado cuando desperté”.

Afirmó que buscó a la pequeña en las áreas comunes del conjunto habitacional en el que vivían para después hacerlo en los videos de vigilancia que, asegura, “no servían”. Mientras, su esposo Mauricio avisó a las autoridades, pues “pensé en un posible secuestro”.

A pregunta expresa de si su matrimonio ya estaba mal, respondió que no, que como cualquier pareja tenían problemas; sin embargo, más tarde y ante la insistencia de la periodista, admitió que su relación no estaba bien pues fue su marido quien desde el inicio la culpó de la desaparición y la muerte de la niña.

El hecho de que Gebara no asista mañana martes al entierro “fue un acuerdo voluntariamente a fuerzas”, señaló Farah. Agregó que no estuvo presente en el velatorio porque fue una decisión que tomó su marido, quien le dijo que no quería volver a verla y que no se presentará “porque las cosas se iban a poner peor”.

Cuando la periodista le preguntó “¿por que está tan enojado tu marido? ¿Porque tienes una relación paralela?”, ella contestó que lo desconocía y argumentó que tal vez es por la presión que él vive en estos momentos.

Detalló que en el fin de semana en que desapareció Paulette, se fue a Los Cabos con una de sus amigas para pasar el cumpleaños de ella; “era la primera vez que salía sola en nueve años de matrimonio”.

Además, negó que tuviera un encuentro sentimental con otra persona.

Sobre su imagen de mujer fría ante la tragedia, explicó que se había prometido “no caer” hasta que encontrara a su hija, actitud por la cual, reconoció, la gente la tachó de insensible. Negó que fuera una madre desinteresada y que Paulette representara una carga para ella. Afirmó que no siente culpa de nada.

La cama

Farah informó que la cama donde fue hallada Paulette se la habían entregado 15 días antes y todavía no estaba terminada. Recordó que las nanas le habían advertido que la niña podía correr cierto peligro, “pero sólo de caerse”.

Añadió que no le parecía descabellada la hipótesis de que la pequeña haya rodado dormida hasta el hueco de la cama.

—¿Es posible dormir en esa casa sin darse cuenta de que la niña estaba allí?—, le preguntó Micha
—Todo es posible.
—¿Quién hacía la cama?
—Las muchachas que me apoyaban en el aseo.
—¿Quién durmió allí? ¿Amanda, tu amiga?—, interrogó la periodista.
—Sí.
—¿Cuántas noches?
—No te sé decir. No me acuerdo.

La mamá de Paulette dijo en la recta final de la entrevista que alguien que desconoce quitó una sábana de la cama para que la olfatearan los perros que buscaron a la niña. Añadió desconocer si en ese momento la niña estaba allí sin vida.

-PUBLICIDAD-